No es ninguna profecía ,ni tan si quiera el título de una película de tintes catastrofistas.
Es simplemente una forma de hacer referencia al particular retraso en la actividad de los reptiles que estamos observando este año. Al menos en tierras Aragonesas. Y es que debido a las bajas temperaturas reinantes en esta primavera, apenas hemos podido observar a estos animales por nuestra zona. Leer más.

Share this post
FaceBook  Twitter