Me encontraba yo hace unas semanas sentado junto a una charca muy cercana al río Pisuerga a su paso por Aguilar de Campóo (Palencia) repletito de ejemplares de Rana Verde (Pelophylax perezi), escuchado y observando el concierto de croares de los machos intentando atraer a las hembras así como alguna que otra cópula que iniciaba el ciclo de la vida y de la pervivencia de la especie (siempre y cuando los humanos las dejemos, tanto a esta como al resto de los seres vivos del mundo mundial) cuando me vino a la cabeza la utilización de estos seres para probar el embarazo de las mujeres en épocas ya pretéritas pero en cuyas generaciones me encuentro. Leer más.

Share this post
FaceBook  Twitter