En el SW de Marruecos una creciente red de caminos está facilitando el uso de los hábitats adyacentes a estos caminos. En estas zonas, donde la ganadería es el principal aprovechamiento económico, los locales están construyendo numerosos aljibes para abrevar su ganado, lo que les permite ampliar la zona de pastoreo. En ambientes desérticos estos aljibes atraen a numerosos vertebrados, para los que estas estructuras de cemento constituyen trampas mortales: en un área de poco más de 100.000 km2 hemos estimado la muerte anual de 460.000 individuos de anfibios y reptiles, pertenecientes a 35 especies (doi:10.1017/S037689291400006X).

Por ello, con la colaboración y permisos de las autoridades de Marruecos, estamos ensayando acciones de manejo para mitigar esta amenaza en una amplia franja entre Tan-Tan y Sidi Ifni. El manejo consiste en la colocación de rejillas en las entradas de los aljibes para al menos evitar la entrada de los animales de mayor tamaño; esperamos en un futuro proveer de rampas a estos aljibes. Mediante visitas periódicas a la zona de estudio, comprobaremos la eficacia de estos manejos, medida en base a la identidad y cantidad de individuos atrapados por unidad de tiempo. Por ello agradeceríamos a aquellos que visiten estos aljibes y extraigan la fauna atrapada en ellos, nos lo comuniquen ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. , Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ). Solamente de esta manera, podremos tener total seguridad de la eficacia de las medidas realizadas. Bajo petición a cualquiera del correo-e indicados, se enviarán las coordenadas de los aljibes manejados hasta este momento.

Agradecemos de antemano vuestro interés y colaboración.

Fdo: Luis García-Cardenete, Jesús Caro, Soumia Fahd, Mónica Feriche, Francisco Jiménez-Cazalla, Marta Pascual, Teresa Pérez- García, Marisa Sicilia, Xavier Santos y Juan M. Pleguezuelos

Share this post
FaceBook  Twitter