A principios marzo nos avisaron de que, en un punto de la carretera de La Cabra (Padul), estaban apareciendo muchos sapos corredores (Epidalea calamita) atropellados. El lugar es una vaguada donde se habían formado pequeños charcos de lluvia en mitad de un sembrado, a pocos metros de la carretera comarcal. La mayoría de los charcos estaban a un lado de la carretera, por lo que los sapos procedentes del otro lado debían cruzarla para llegar al agua. Leer más.

Share this post
FaceBook  Twitter