No, no es una fábula de Esopo, es una historia tan real como la vida misma. Oscar Zuazo, colaborador habitual de este blog, nos envía esta historia en la que la serpiente saltó de la sartén al fuego. Leer más.

Share this post
FaceBook  Twitter