Sin darme cuenta, así se me está pasando la primavera. Cada tarde que voy al campo sufro las altas temperaturas que tenemos, las mismas que empujarán a los lagartos a sus agujeros o tornarán la actividad de las serpientes crepuscular e incluso nocturna en cuestión de días. Lo cierto es que estos días me cuesta ver reptiles, pues no puedo salir de mañana y pasado el mediodía sus cuerpos ya se han calentado y alimentado, por lo que se vuelven menos conspicuos. Leer más.

Share this post
FaceBook  Twitter