logo

¡Aquí no hay quien viva!

Eso deben pensar los vecinos de este inmueble de Logroño, pobrecitos. Sus noches se llenan de peligrosas salamanquesas, portadoras de la peste, capaces de escupir veneno e incluso de penetrar en nuestros hogares con a saber que maquiavélicos planes. Piden ayuda al ayuntamiento, como es lógico, para que tome cartas en el asunto y proteja a sus ciudadanos de la destructiva plaga. Sin embargo, temen que este no haga nada debido a que son una especie protegida. Leer más.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn