logo

La inquietante belleza de las salamandras: mírame pero no me toques

El celo de la salamandra tiene lugar bien entrado el otoño, cuando los arroyos y las fuentes vuelven a colmarse de agua y los ambientes forestales se condensan de humedad. En esas condiciones óptimas para su desarrollo, encendidas por el celo, la observación de estos parientes cercanos a las ranas y los sapos se hace más común que en ningún otro momento del año, resultando bastante probable toparse con alguna de ellas al visitar cualquiera de nuestros bosques húmedos. Leer más.

 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn