logo

La leyenda de la isla sin serpientes muere por un capricho de jardinería

El naturalista, científico y comandante romano Gayo Plinio Segundo, más conocido como Plinio el Viejo, estaba equivocado. Antes también estaban equivocados los fenicios, pero han hecho falta 3.000 años para que un capricho de la jardinería desterrara una de las leyendas más inverosímiles del Mediterráneo. Leer más.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn