logo

Blog: Naturaleza cantábrica. Si me comes la cola me salvo

Eso es lo que debió pensar la hembra de lagartija roquera (Podarcis muralis) que ayer tomaba el sol tranquilamente sobre una piedra cuando sintió el ataque de un depredador. Muchos reptiles y algunos anfibios, como la Salamandra rabilarga (Chiogolossa lusitanica), tienen la capacidad de desprender voluntariamente algunas partes no vitales del cuerpo, generalmente la cola, como un mecanismo de defensa contra sus enemigos. Esta habilidad recibe el nombre de autotomía. Leer más.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn